Capricornio, el ascenso a la montaña

LA SIMBOLOGÍA DE CAPRICORNIO
Capricornio es representado por tres símbolos, los cuales corresponden a tres niveles de conciencia. 1. La Cabra-Montañesa está espiritualmente adormecida 2. La Cabra-Marina está despertándose. 3. La Cabra despierta emerge como el Unicornio.

CABRA ADORMECIDA
El Capricornio adormecido está tenazmente apegado al mundo físico, posesiones, y estatus. Está obsesionado por la idea de amasar objetos y propiedad. Su obsesión por crear un mundo de apariencias es un intento de cubrir una profunda inseguridad interior y un profundo miedo de no ver sus necesidades satisfechas.
Su visión de lo que es posible y deseable está definida por costumbres sociales, condicionamiento familiar y a menudo una mentalidad de "mantenerse al nivel del vecino". Cuando está adormecido, el Capricornio de pies en el suelo niega la base espiritual de la vida sencillamente porque no percibe nada aparte de lo que ve con sus sentidos físicos. Esta visión limitada de la realidad y un ciego apego a la forma física es el problema-raíz de las difíciles lecciones que el Capricornio adormecido debe aprender. Se le debe golpear en la cabeza para hacerle despertar a una visión expandida de la realidad. Su miope visión crea y recrea problemas de forma continua, los cuales con el paso del tiempo finalmente sirven para arrancarle de su sueño a ronquidos, a menudo semejante a un pesadilla.
Aparentemente los problemas del Capricornio adormecido son de naturaleza material. Es aprensivo sobre el no tener suficiente, perder lo que tiene y no conseguir lo que quiere. La preocupada Cabra siempre parece estar librando una batalla imposible. Miedo es el pegamento que mantiene su limitada visión del mundo, su perspectiva traumática y su excesiva carga emocional atada a su espalda. Tanto como si este equipaje proviene de vidas pasadas o vidas previas, ciertamente es kármico visto desde el punto de vista de que si la Cabra no se deshace de su carga de miedos e inseguridades, continuará recreando las mismas historias y escenarios de siempre a lo largo de su vida. A menos que abra los ojos suficientemente como para hacer más sabias decisiones, el peso de su propio miedo creará algún tipo de desastre, que a su vez servirá de alarma y cumplirá su objetivo.
El Capricornio adormecido pasa la mayoría de su tiempo golpeándose la cabeza contra la pared y persiguiendo causas perdidas. Cuando esté listo para dar fin a su dolor y encontrar una resolución integrando herramientas de los otros elementos de su caja de herramientas, comenzará a aliviar su sufrimiento auto-inflingido. A medida que abandona su necesidad de programar y controlar todos los resultados y va dejando que la vida se despliegue, sus agarrotados instintos empiezan a guiarle hacia el crecimiento, oportunidades y eventualmente reconocimiento y recompensas.
La Cabra adormecida va con pies de plomo por la vida. A menudo se deprime por las poco esperanzadoras perspectivas de éxito. La Cabra adormecida a menudo parece andar un paso hacia delante y dos hacia detrás. ¡No es de extrañar que debe aprender a ser paciente! Esto cobra sentido cuando examinamos la simbología. El ancla de la cabra es su cola-marina, la cual le conecta con sus emociones y le ancla al vórtice energético de la Tierra. La energía emocional ignorada apartará a cualquiera de lo que un ego ambicioso percibe como un camino hacia la gloria. La Cabra se pierde en un intento de conectar con los mensajes de su Alma tal como le son expresados a través de sus emociones. Una vez que honra su ser por completo y escucha de buena gana a su guía interna e intuición, deja de sabotear su propio recorrido.

LA CABRA QUE ESTÁ DESPERTANDO
El Capricornio que está despertando empieza a apreciar el valor espiritual de las lecciones terrestres que ha atraído hacia sí mismo. La vida empieza a dejar de ser una carga y empieza a ser un centro de enseñanza. Formas materiales se convierten en medios para alcanzar objetivos. El dinero se convierte en un medio para alcanzar objetivos deseados, no un objetivo en sí.
Uno de los mayores momentos de cambio en su vida es cuando la Cabra reorienta su deseo de alcanzar reconocimiento y status mundano y empieza a realizar su singular contribución al mundo. Capricornio siempre estará motivado y lleno de ambición. La pregunta es, ¿qué es lo que le motiva? Cuando sus objetivos están definidos en término de servicio al mundo, Capricornio se siente menos agobiado. Su motivación interior se convierte en recurso viable y de valor para alcanzar sus objetivos. No hay nadie más trabajador que el Capricornio que está determinado a alcanzar sus objetivos. La paciencia, la fortaleza, la honestidad y la seriedad del propósito de la Cabra le vigorizarán cada paso del camino.
El elemento clave para la Cabra-Marina es el estar desapegado a la gloria e incluso el éxito de sus proyectos. DESAPEGO es el objetivo evolutivo que determina la libertad y el éxito finales de Capricornio. Esto es porque el objetivo real de Capricornio no es el objetivo en sí, sino la apreciación del Sendero y el disfrute del momento.
Es la Cabra-Marina la que nos brinda la oportunidad de comenzar un nuevo ciclo en el recorrido de nuestra Alma y dar un nuevo giro en la espiral de la evolución. La cola de la Cabra-Marina le permite establecer contacto con los apegos emocionales que están impidiendo su ascenso a la cima. Cuando chapotea su cola en el profundo mar, se libera de su carga emocional y aligera su equipaje para así poder llegar a la cima.
A pesar de que Capricornio es un signo de Tierra, la Cabra-Marina encarna tanto el elemento Agua como el elemento Tierra. Su cola-marina le permite absorber energía espiritual contenida en los minerales cristalizados en la Tierra a medida que se hunde en el profundo mar subterráneo. Es esta profunda conexión con sus raíces emocionales lo que le da a la Cabra-Marina la estabilidad y paciencia necesarias para poder escalar la montaña de la vida. Es el reconocimiento de sus emociones como la expresión de su Alma lo que le llevará a descubrir el sendero de su destino. Es la profundidad de la integración con la Tierra, su madre, lo que alimenta su sentido de seguridad. Es la experiencia de Unidad con la Tierra lo que ancla su valentía para poder hacer el ascenso a la cúspide de integridad personal y ofrecer su singular contribución al mundo.
A medida que la Cabra-Marina desarrolla el concepto de Ser como su ancla, progresivamente establece contacto con sus obsequios y talentos creativos. A medida que lleva su atención hacia dentro, establece una profunda conexión con los fluidos ritmos que vibran y fluyen a través de toda forma de vida incluyendo su propio cuerpo y la Tierra. El despertamiento de esta profunda atención en su conciencia abre su visión interna. Los dos cuerpos que simbolizan cuerpo y Espíritu, o la dualidad de la mente, se funden y el Unicornio, con tan solo un cuerno, emerge.

UNICORNIO DESPIERTO
Los dos cuernos de la Cabra-Montañesa simboliza la percepción dual de Espíritu y materia presenta en las fases no-despiertas de la conciencia. Capricornio resuelve esta dualidad cuando percibe el camuflado significado espiritual de la ambición y la esencia espiritual en toda manifestación física. El único cuerno del Unicornio simboliza una Mente, que percibe la unidad de la Materia y el Espíritu. Cuando esta unidad de Tierra y Cielo es una experiencia conciente, el Unicornio puede perseguir el Sendero de su Destino con una resolución concentrada e intencionada, con acción disciplinada y con un compromiso dedicado.
El Capricornio despierto cultiva una presencia magnética estando energéticamente presente en su cuerpo. "Estar en el aquí y ahora" es su poder y base. El flujo continuo de creatividad de Capricornio es resultado de su habilidad de experimentar la integridad y unidad de su ser. El unicornio sintoniza con el Plan Divino y alinea su voluntad con la Voluntad Divina. Su inteligencia evolucionada es capaz de sintetizar e integrar múltiples objetivos del Plan. Son acciones son resolutas y realizadas con intenciones claras. Su habla es directa. Sus intenciones son puras.
El Unicornio apunta su cuerno al Corazón de la Humanidad con el objetivo de abrir nuestros corazones y que de esta manera la Luz de cada Alma pueda relucir. La solidez de su esencia terrestre y su concentración en la realidad material hacen del Unicornio uno de los sirvientes más eficientes de Dios para la manifestación del Cielo en la Tierra.
El Unicornio vigoriza su cuerno con su ambición para abrir la puerta del Destino. Capricornio se ha liberado a sí mismo de su apego a la forma e ilusiones materiales. Es libre para servir a la humanidad y ser recompensado por su habilidad para ver y manifestar realidad espiritual aquí en la Tierra.

PALABRAS CLAVE DE CAPRICORNIO

Tomado de: "Soul-centered Astrology", Alan Oken

2 comentarios:

Angie Niño González dijo...

Excelente tu información, gracias!

Anónimo dijo...

whoa , ya sabia yo lo del unicornio , ahora si pudiesemos hacer que los demas nos viesen cmo ese ser tan puro....