Cáncer, en el santuario de mi alma

EL CANGREJO ADORMECIDO

El Cangrejo adormecido se preocupa por la auto-preservación. Las fuerzas magnéticas de la conciencia de masas engullen al Cangrejo inconsciente en un estado de ser indiferenciado. No tienen ningún sentido de sus fronteras ni de su individualidad. El Cáncer adormecido se identifica con su tribu y familia, los cuales la manejan sin saberlo, determinan su comportamiento, lo atan a una forma particular de expresión y perpetúan su karma.
Compulsivamente acumula y amasa posesiones "por si alguna vez le hagan falta." Sus emociones se balancean con las fases de la Luna y el clima emocional de sus entornos. Tiene dificultad para interpretar y manejar las impresiones psíquicas que le bombardean de forma constante. Su reacción natural es el esconderse y evitar toda interacción que sea ligeramente amenazante. De hecho, casi todo es percibido como una amenaza por el Cangrejo adormecido, quien es incapaz de diferenciar entre sus propios emociones y las circunstancias externas. La línea entre él mismo y los demás es muy borrosa. Silenciosamente lucha por aferrarse a sí mismo coleccionando objetos y obsesionándose por su próxima comida.
El Cangrejo adormecido se siente aislado y solitario. Se siente aprisionado en un caparazón de miedo. Sufre de la paradoja de estar tan conectado (enredado) con otros que no puede tener una conexión significativa (interactuar) con ellos. El problema es que no hay un individuo definido al que conectar.
El Cáncer adormecido es sensible a cada palabra e indirecta. Le cuesta ser claro y conciso en sus comunicaciones. Su timidez hace que a otros les cueste percibir sus intenciones, lo cual puede llevar a malentendidos.
El Cangrejo adormecido puede perderse en un interminable remolino de emociones. Perdido en un mar de emociones, es incapaz de anclarse a sí mismo en suelo firme y se apega a fantasías para encontrar seguridad y forma. El Cangrejo adormecido también puede negar sus emociones y sensibilidad como una táctica de supervivencia. El problema es, por supuesto, es que la negación no elimina la energía emocional; la entierra bajo la superficie. Durante el proceso pierde contacto con sus poderes intuitivos. En vez de estar sintonizado con y respondiendo a los ritmos de la vida, se vuelve un malhumorado esclavo de sus ciclos emocionales. Se menea por la vida como una indefensa víctima de las cambiantes circunstancias.
El Cáncer adormecido a menudo se siente rechazado u abandonado y lucha por atraer la atención. Siempre se preocupa por ver satisfechas sus necesidades de supervivencia. A pesar de que se siente necesitado y desea que alguien lo rescate, también piensa que está solo y debe arreglárselas por cuenta propia.
Cáncer encarna la energía nutritiva. Es la madre que cura nuestras heridas, nos cuenta que todo saldrá bien y nos asegura que somos amados. Un problema común para el Cáncer inconsciente es que su necesidad de amor a menudo se ve sin satisfacer. A medida que dedica su tiempo a nutrir a otros, crea resentimiento y amargura escondidos, incluso ira, basado en su sensación de estar negado, sobrecargado y no lo suficientemente apreciado. Puede apagar sus emociones para evitar ser agotado por los necesitados intereses personales de otros.
La llamada al despertar para el Cáncer adormecido a menudo se manifiesta en forma de agotación y fatiga. Primero culpa alguien o algo fuera de él mismo de sus problemas. Pero al final se da cuenta de que compulsivamente ha dado demasiado de sí mismo. Ha intentado intercambiar cuidado por amor y aprobación. Su proceso de curación comienza cuando se da cuenta de que es él mismo el que debe amarse y nutrirse. Su camino a la vigorización personal tiene lugar cuando se hace responsable de liberarse a sí mismo de sus dramas y opresivos juegos mentales. Su libertad nace cuando decide crear una realidad amorosa dentro de sí mismo.

EL CANGREJO QUE ESTÁ DESPERTANDO
El Cangrejo que está despertando descubre que lo que realmente necesita es tiempo para nutrir y conocerse a sí mismo. Sencillamente necesita estar solo y aislarse de otros que distraen su energía hacia sus crisis personales y participación en actividades de grupo. Hace falta disciplina emocional para traer su energía y sus emociones de vuelta a él mismo. Dado que es parte de su naturaleza el cuidar de otros, debe retirarse en su caparazón. Debe controlar su compulsación de nutrir a otros y desarrollar su músculo de auto-nutrición.
El nutrirse a sí mismo incluye cuidar de su cuerpo, dormir lo suficiente, comer comida sana y detener su hábito de forzarse a sí mismo más allá de sus propios límites. El Cangrejo debe renovar su energía con actividades centradas en él mismo. Debe bajar su ritmo y volver al hogar de su propio centro interior y silencioso. Su objetivo es un renacimiento interior. Debe cultivar una sensación de seguridad, que provenga de paz interior, no de apegos emocionales externos. Para alcanzar esto mismo debe examinar sus problemas sin resolver de dependencia y sus inseguridades escondidas.
El crecimiento emocional es en lo que debe concentrarse el Cáncer que está despertando. Debe cultivar un sentido interno de seguridad antes de sentirse la suficientemente a salvo como para aventurarse en el mundo. Debe romper sus patrones de dependencia y cortar los hilos de sofocantes dinámicas familiares. Esto incluye hacerse consciente de secretos de familia y problemas de los que no se habla que continúan alimentando sus alborotos subconscientes y afectan su habilidad para confiar y sentirse a salvo. Debe romper con la nostalgia y el sentimentalismo y dejar de engañarse sobre lo perfecto que es todo. Debe establecer contacto con su profunda tristeza, la indefinida pesadez y la ira reprimida que han permanecido pesas inconscientes en su psique durante años.
El Cáncer que está despertando descubre que la emociones subjetivas no pueden ser expresadas verbalmente con facilidad y de que no puede separarse de lo que está sintiendo. Su proceso de interiorización le enseña que las emociones humanas son las expresiones inconscientes del Alma. Mientras esté en vida, llevará esta energía dentro de sí mismo. La necesidad de seguridad y protección y la necesidad instintiva de retirarse a un seguro santuario interior son mensajes de su Alma. La angustia de la insatisfacción le obligan a explorar niveles más profundos y más extensos del Ser.
Los problemas de seguridad son la base de la mayoría de los comportamientos auto-saboteadores de Cáncer. Los mecanismos de defensa y el construir un muro alrededor suyo no ayuda a transformar su miedo interior. El Cáncer que está despertando cae en la cuenta de que debe aceptar sus ansiedades y lo desconocido antes de poder encontrar la paz y la seguridad que ambiciona tanto. Cáncer nos enseña que la seguridad emocional requiere que lleguemos a comprender nuestros fantasmas, liberándonos de nuestros bloqueos y fijaciones que nos mantienen "en modos defensivos pero inmaduros de operación" que impiden que ejerzamos nuestra habilidad para tener intimidad con nosotros mismos y los demás.
La auto-nutrición lleva a Cáncer a crear una relación más íntima con su cuerpo y con la Madre Tierra. Enraizado en la Tierra y en su cuerpo se siente más seguro de forma natural. Conectado a la fuerza vital de su propio cuerpo y el Planeta, su vitalidad es reestablecida y sus poderes curativos se manifiestan.
El Cangrejo es asustadizo por naturaleza. La necesidad de establecer una separación puede exacerbar sus miedos. Sin embargo, a medida que encuentra su sendero y formas de expresión personales, su miedo disminuye. Es desde su nido personal desde donde puede elegir relaciones y situaciones que lo nutran y lo provean de apoyo. El Cangrejo que está despertando debe pasar de protegerse de toda influencia externa a aprender a cómo elegir y discriminar entre ellas. El Cangrejo que está despertando necesita establecer tanto sus barreras físicas como psíquicas. Se sigue sintiendo "en casa" tan sólo con sus amigos íntimos, con su propia "tribu" y con gente similar a él.
El proceso de despertar del Cangrejo no requiere que esté totalmente a solas. Su proceso de vigorización incluye cultivar su habilidad de discriminar, elegir y apropiadamente (sin proyectar manipulación o el estar necesitado) tender la mano a aquellos que dan sin compromiso. Debe establecer contacto con sus propios sentimientos para ser capaz de identificar qué relaciones llevarán a abandono y explotación y cuales son sinceras y afectuosas.
A medida que establecer sus barreras emocionales, también deja de interferir en el espacio emocional de otros y de enrollarse en relaciones donde se ve atrapado. A medida que se vuelve más independiente emocionalmente, se sentirá más seguro y confiado interactuando con otros. A medida que aprende a usar sus emociones como su guía interna, aprenderá a confiar en sí mismo para hacer las decisiones apropiadas. A medida que sintoniza más con su propia verdad y realidad, dejará de tomarse las circunstancias diarias e interacciones tan personalmente. A medida que su conflicto interior se calma, dejará de malgastar su tiempo intentando defenderse de "las actitudes conflictivas de otros."
El dominio de Cáncer es la comida y la nutrición. El Cangrejo adormecido tiene la tendencia de preocuparse por la comida y a comer o consumir demasiado. El Cáncer adormecido nunca se siente satisfecho, no importa cuanto coma o acumule. El Cangrejo que está despertando se da cuenta que su hambre simboliza una necesidad más profunda – una necesidad primordial de reconectar con su Alma y de ser nutrido por el Amor de su propia Alma. Continúa siendo un adicto a sus ansias y adicciones hasta que de vuelve un adicto a su propia auto-nutrición y amor por sí mismo.
El Cangrejo que está despertando debe anclar firmemente su personalidad en una estructura de ego fuerte e integrada. Para hacer esto debe hacerse consciente de que es una entidad separada. Debe explorar la vida en la Tierra y hacerse consciente de sus entornos. Debe desarrollar una relación consciente consigo mismo, con su cuerpo, su Alma y la Madre Tierra.

EL CANGREJO DESPIERTO
El Cangrejo despierto no tiene una relación ordinaria con los sentimientos. No responde de forma defensiva, reactiva o sentimental. Es intensamente consciente del Amor universal que impregna toda la vida. Tiene el deseo de experimentar este Amor como la fuerza motivadora de toda comunicación. Percibiendo el deseo de recibir y dar amor como el deseo primordial de todos los seres, deja de estar apegado a los juegos e historias de personalidad.
El Cangrejo despierto ha despersonalizado sus sentimientos. No está enrollado ya en patrones de venganza y juegos de poder de la vida ordinaria. Es invulnerable a las neurosis e historias emocionales de otros. Está despagado de las historias y traumas que una vez fueron el centro de su realidad. Con serenidad y calma, permaneciendo en su propio centro, es sincero consigo mismo.
El Cangrejo despierto facilita la transición de una sociedad conflictiva a una sociedad donde podemos encontrar respaldo. Sabe que todo el mundo busca reconocimiento, apoyo y amor. Sabe que cuando dejemos de estar en conflicto con nosotros mismos, dejaremos de estar en guerra con otros. Una vez que el Cangrejo ha experimentado el amor él mismo, ayuda a otros a realizar la conexión con la Madre Divina.
El Cáncer despierto se siente en casa sin importar dónde esté porque se trae su hogar consigo mismo a donde quiera que vaya. Su hogar es el santuario de su propia Alma. Está dentro de él mismo y no puede ser violado por nadie. Su anclaje interno crea la base para que se pueda fundir con la expresión universal del Amor sin perderse. El Amor de la Madre florece en su propio corazón y el mundo, de hecho el universo, se convierte en su hogar. Accede a la compasión ilimitada de la Madre Divina y rebosa generosa energía nutritiva.
El Cáncer que ha despertado ha encontrado la Luz dentro de sí mismo y ha establecido su hogar en su propio corazón. Su Alma mora apasionada y pacíficamente en su propio cuerpo. Tiene una intensa conexión las fuerzas invisible y el futuro. Lleva un plano de la vida dentro de su matriz y lo nutre hasta traerlo a la vida. Con cada respiro nuestra Madre Cangrejo declara, "ESTOY EN MI HOGAR."

PALABRAS CLAVE:

Tomado de:"Soul Centered Astrology", Alan Oken

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy canceriana, y nunca he leído un artículo que describa tan precisa y conclusivamente la naturaleza de este signo!! Sentí que leía mi propia vida en cada palabra.

Anónimo dijo...

No puedo estar mas de acuerdo con el primer comentario, y por tanto con todo el texto. Es la descripción mas precisa que he leido nunca de mi signo, puesto que no describe su personalidad como una colección de rasgos, sino como una ubicación en el universo.
Yo lo se bien, puesto que pasé de despierto a dormido, y ahora estoy caminando en el proceso inverso ...

Enhorabuena a la autora.

Anónimo dijo...

Hola Soy canceriana (2/7) Me impactó el artículo. Me vi totalmente reflejada, tengo 62 años así que he vivido las distintas etapas descriptas. Gracias!!!!!

Anónimo dijo...

Excelente articulo, me ayuda muchisimo a comprender a mi hija, de 5 años, una bella cangrejita, quie n me inunda con sus emociones y el aor ta puro que irradia. Me ayuda much a ayudarla en su proceso de diferneciacion, gracias por sus aporte, un abrazo